Para definir las metas de un colaborador, en un principio debe haber claridad en cuanto a las metas globales a las cuales quiere llegar una organización. Con esto ya establecido, los líderes deben encargarse de definir las metas de sus colaboradores. Estas metas deben ser reales y posibles de alcanzar en los tiempos previamente definidos. Por tal motivo el número de metas debe ser bajo.